domingo, 28 de agosto de 2016

Viajar con tu perro

Antes del viaje
 
Si es la primera vez que viajas con tu mascota, se aconseja acostumbrar al animal unos días antes, con paseos cortos, por ejemplo para ir al parque.

Así el perro asocia que subirse al coche es ir a un lugar divertido, no es ir al veterinario o a la peluquería que es donde normalmente van cuando los subimos al coche.

Antes de salir llévalo de paseo para que camine, que haga sus necesidades, que tome líquido y haga un poco de ejercicio. Es conveniente darle poca agua y no alimentarlo. Permita una buena ventilación de aire abriendo un poco las ventanillas. 


Suelto, atado o en una jaula

En cuanto al acondicionamiento del animal dentro del coche, el conductor está obligado a mantener siempre su libertad de movimientos cuidando la adecuada ubicación de objetos o animales trasportados para que no interfiera en la atención y el manejo del conductor.
Hay en el mercado varias alternativas para solucionar el problema: 

- El arnés de seguridad para perros que se engancha al cinturón de seguridad del asiento trasero, el animal viaja sentado o tumbado sobre el asiento de atrás y ocupa el lugar de una persona. Este sistema es el más económico y actúa muy parecido al cinturón de seguridad para nosotros.
Cesta de viaje o transportín que es ubicada directamente sobre el sillón trasero. Este sistema es muy útil para perros de poco tamaño. 


Arnés de seguridad


- Red en la zona de equipajes, tienen sus inconvenientes de colocación porque no siempre logran cubrir todo el espacio desde el suelo al techo y el perro puede colarse pasando a la parte trasera del vehículo.

- Para coches de cinco puertas puede optar por las barras separadoras que se adaptan mejor y se fijan a presión, aunque ante un accidente si el animal tiene mucho peso podría arrancar las barras y lesionar a los pasajeros ubicados en los asientos traseros. También dejan huecos por donde se pueden colar los animales pequeños.

- Las barras separadoras a medidas son más efectivas porque cubren todo el espacio, sin dejar huecos, cuentan con anclajes más resistentes que logran retener el peso del animal debido a su estructura rígida.

Barra separadora

- El Transportín o jaula Es uno de los métodos más seguros. En caso de disponerlo en el maletero (para perros de gran tamaño) se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha. 
Para perros de pequeño tamaño y gatos, los transportines se deben colocar dentro del habitáculo, concretamente sobre el suelo detrás de los asientos delanteros. Nunca se debe colocar un transportín sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad, ya que las pruebas realizadas ponen de manifiesto que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del transportín. 

Transportín


Peligros de viajar en verano con un perro

Cuanto más nos acerquemos a los meses de verano la temperatura se elevara proporcionalmente pudiendo llegar a picos muy altos de 40 grados en algunos lugares como la costa. Frente a este panorama es muy importante prevenir a nuestras mascotas de posibles desequilibrios térmicos. Será nuestra responsabilidad protegerlo del sol y suministrarle el suficiente líquido para que se encuentre bien hidratado. 

La temperatura corporal normal de un perro es de alrededor de 39ºC y para los que carecen de pelo es de 40ºC. Regulan su temperatura mediante el jadeo expulsando el calor hacia fuera mediante la evaporación de la saliva. Este procedimiento puede ser realizado en actitud de reposo y no requiere el más mínimo movimiento. Si bien también jadea cuando está nervioso es debido que al alterarse sufre un aumento de la temperatura que necesita ventilar mediante el jadeo. Si el jadeo no le es suficiente para realizar una correcta ventilación su temperatura se elevará primeramente 3 ºC y estaría en una situación de peligro para su salud. Con esta subida de temperatura su jadeo no será suficiente para bajar la temperatura y al mismo tiempo necesitará más oxigeno para moverse mientras su temperatura seguirá en aumento. Pudiendo sufrir trastornos orgánicos muy graves o bien la muerte.


No es cuestión de asustarse, esto tiene que servirnos para tener en todo momento las precauciones necesarias para mantener a salvo a nuestra mascota. Dejar a su macota en el vehículo no es la mejor alternativa, un vehículo a la sombra en un día extremadamente caluroso es como un horno a temperatura máxima y que decir si se encuentra bajo los rayos del sol. Pensar en dejar las ventanillas abiertas podría ser una buena alternativa, si el vehículo se encuentra cobijado del sol y no es un día de calor sofocante. 

Igualmente cabe destacar que si su perro normalmente habita en el exterior, compruebe que tenga un espacio de sombra donde refugiarse y por supuesto no puede faltar abundante agua fresca. 

Los primeros síntomas que aparecerán cuando su mascota se encuentre con un inminente golpe de calor, lo verá agitado con una respiración rápida, la boca y el hocico seco, las mucosas enrojecidas o grisáceas, aumento de su frecuencia cardiaca y si puede moverse tendrá movimientos lentos y atontados. Frente a este cuadro deberá actuar rápidamente trasladando a su mascota a un lugar fresco por ejemplo donde haya refrigeración y permita que beba agua fresca. Disminuir la temperatura del animal, mojar la cabeza y la zona de las orejas con agua no demasiado fría y el resto del cuerpo. Una vez estabilizado hay que trasladarlo al veterinario para que nos indique su estado de salud y tratamiento. 


 También visitar el siguiente post aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada