domingo, 21 de agosto de 2016

El Bóxer - Historia de la raza bóxer

Bóxer - «Deutscher boxer»

El bóxer alemán o bóxer —en alemán: Deutscher Boxer—, es una raza canina alemana de trabajo y compañía, tipo moloso, que tiende a un tamaño mediano. Su particular conformación hace que sea un perro que no siempre puede ladrar, salvo cuando la ocasión lo amerita o en estado de excitación; la raza fue creada por medio del cruce de un brabant bullenbeisser y un bulldog de antaño, ambas extintas. La primera vez en aparecer un bóxer fue en 1895 en Múnich por el Múnich Bóxer Club. Philip Stockmann y su esposa Miriam son considerados los «padres de la raza bóxer» gracias a su criadero llamado von Dom. Los sucesos bélicos en ese tiempo ocasionaron una considerable disminución de la raza, aunque ellos la mantuvieron estable.


El bóxer en el ejército
Fue en su momento un perro de guerra, importante durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. Era útil para el ejército nazi para enviar mensajes, transportar cables de comunicación o recoger algunos cuerpos de soldados heridos en medio del campo de batalla... antes de que llegaran otras razas que eran mejores que el bóxer en estos trabajos. A pesar de estas estadísticas sigue siendo elegido como perro policía del K-9 en distintas partes del mundo, aunque no tanto como anteriormente ocurría. Estados Unidos aún prefiere en algunos casos al bóxer.

En una encuesta realizada por la Federación Cinológica Internacional, en el año 2012-2013, obtuvo el 9° lugar dentro de las treinta razas más populares de todos los países miembros. Mientras que en 2012, se ubico en el 7° lugar en la lista del American Kennel Club.

En algunos municipios de España el bóxer está considerado como un perro potencialmente peligroso. Esto esta todavía discutido, ya que los ancestros de la raza y los objetivos por los que se procreó son adversos a lo que comenta el ayuntamiento español.

La raza bóxer se considera uno de los procreadores de la extinta raza del perro de pelea cordobés y el dogo guatemalteco; también ha dado lugar a razas híbridas reconocidas por el Club Híbrido Canino Americano que son: el bull bóxer (bulldog americano con bóxer), el boxador y el boxita (Akita Inu con bóxer).


HISTORIA

La mayoría de los historiadores caninos están de acuerdo en que el los ancestros de los bóxer son los perros bullenbeisser. Estos bullenbeissers (o mordedores de toros) eran perros de caza, usados sobre todo para el jabalí y el ciervo. Tales expediciones para la caza de animales salvajes solían costar la vida a varios perros, ya que la caza era horrible y penosa tanto para las personas como para los perros (por no mencionar para los jabalíes). Algunas fuentes dicen que estos enormes perros medievales tenían las orejas erectas y grandes dientes, que serían usados para sujetar al animal por el hocico. Es probable que los cazadores cortaran las orejas de la forma en que lo hacen en algunos países hoy día, ya que esta costumbre parecería de acorde con las primitivas usanzas de aquellos tiempos.
El grupo de bóxers que se presentaron en la exposición de Múnich, Alemania, considerados los primeros en ser procreados; se puede apreciar en el 4° bóxer a la izquierda a la mascota hembra de Friedrich Robert, primer hombre en decir la palabra bóxer para definir a la raza.

Dentro de una vía más civilizada y utilitaria, los ancestros del bóxer fueron frecuentemente utilizados como perros de carnicero, debido a su habilidad para contener a un toro y de conducirle hacia su establo, si se volvía rebelde. Se cree que la famosa reputación de un perro llamado Boxl, utilizado por un carnicero de Berlín es la que dio el nombre a la raza. La derivación de la palabra bóxer como nombre para un perro de raza pura es irónica, ya que la palabra «boxl» o «boxel» tiene como traducción, en esencia, mestizo.
El Múnich Bóxer Club en 1895 con Friedrich Robert (a la derecha) y Elard König, Rudolf Hogner(a la izquierda). Los tres mencionados ayudaron además a la creación de otras razas, estas a su vez conjuntamente se les llama Generación Bullenbeisser

En 1894, un famoso criador de bulldogs llamado Friedrich Roberth fue la primera persona en pronunciar «bóxer» en la raza, aludiendo a los atributos y ventajas, ya que él poseía una bóxer hembra; Friedrich declaró que ninguna institución o persona ayudaba a que se consigan bóxers buenos o al menos preservar la raza y de que este era el único camino para que Alemania preservara una nueva raza canina. Para alegría de Friedrich se fundó el Múnich Bóxer Club en 1895. Donde participaron cuatro bóxers, quedando ganador Flocki y nombrado primer bóxer en ganar una competencia canina de su clase. Friedrich y varios aficionados a la raza fundaron el Club del Bóxer y para ese mismo año se solicitó a Roberth para que dictará un estándar sobre la raza para un bóxer ideal. Para 1904 se fundó la revista Boxer der Boxer Blatter.

Durante la Primera Guerra Mundial se utilizó al bóxer como perro militar y mensajero para beneficio de las tropas alemanas, se escogieron en su tiempo solo campeones aptos que podían soportas tareas duras como «rastreo de francotirador»; El bóxer Rolf v. Vogelsberg, propiedad de Philip Stockmann, realizó varias montas para suplir camadas en el ejército canino, ya que era un perro ganador cinco veces en campeonatos. Para la Segunda Guerra Mundial comenzó a perder fama la raza y se consideró al bóxer en el ejército canino como segunda opción, por detrás del pastor alemán, pero afortunadamente, Miriam Stockmann realizó diferentes experimentos para notarlo y entonces se tripulo; los americanos durante las guerras les encantó el bóxer corriendo por los campos de batalla y varios soldados con camuflaje le avisaron a Miriam Stockmann de que el bóxer en Estados Unidos era la mejor de todas, así ella pudo morir en paz y sabiendo que su raza perduraría por mucho tiempo.

Fuente aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada